Para llevar una vida saludable y adquirir buenos hábitos, hace falta arte y salero para no perder la ilusión y el ritmo. Por suerte, gracias a "Salud con Arte", está a tu alcance adoptar las buenas costumbres. De la mano de alguien como tú, con conocimientos de Medicina y mucha motivación para transmitir lo que te hace falta para conocer tu cuerpo, controlar tu peso, comer bien y sentirte mejor.

Espero que te guste.

1 de noviembre de 2013

Rico, fácil y sano

Hoy os traigo una de mis recetas preferidas. Sí, preferidas.

Ya os dije hace tiempo que el brócoli es un alimento muy, pero que muy saludable, y os animé a probarlo y a descubrir sus diferentes sabores y texturas. Empecé, quizás, con una forma de cocinarlo un poco aburrida (a la plancha), aunque muy rica ;)

A mi me encantan el pavo y el pollo, así que veréis que muchas recetas en las que los incluyo. Además, son carnes blancas, ideales para dietas hipocalóricas, ya que son las que menos contenido graso tienen (siempre y cuando se les quite la piel, que tiene muchísimo colesterol). Si no conoces el sabor del pavo, atrévete a comerlo algún día. Ya pondré aquí alguna receta con pavo, porque sabe mucho más que el pollo, y es una buena alternativa para variar un poco.

Otra cosa: hoy habrá pasta en el menú, pero una pasta especial, con un porcentaje de fibra más alto que el que tiene la pasta normal. Se puede comprar en cualquier supermercado, engorda menos, es más sana, está igual de rica y es buena para la digestión.

La pasta es saludable, siempre y cuando se coma con cabeza. Los hidratos de carbono complejos, como ya leíste en la entrada correspondiente, tienen que formar parte del 50% del valor calórico total que aportamos al día a nuestro organismo y son de lenta absorción, lo cual favorece una adecuada secreción se insulina.


PASTA SALTEADA CON POLLO Y BRÓCOLI AL VAPOR


Para esta receta se necesitará una cucharadita de aceite, nada más. Así que se mantiente dentro de mi promesa de que con muy poco aceite, se consiguen platos increíbles, sabrosos y originales.

No te preocupes si no tienes ningún aparato para cocinar al vapor, ¡yo tampoco! Sin embargo, no renuncio a ello, porque solamente hace falta imaginación e ingenio. 

En cuanto al pollo, he de confesar algo: Hace un tiempo descubrí una forma muy divertida de cocinar la carne de pollo y de pavo, y tiene que ver con el vinagre. Pero no te asustes, ¡el resultado es fascinante!

Ya verás lo fácil, rápida y jugosa que sale esta receta. Son 15 minutos, así que, ¡vamos!


Para una ración:

  • 150 gr de pollo (un filete de un dedo y medio de grosor).
  • Brócoli al gusto (yo suelo usar la mitad o una tercera pare del tronco porque me gusta mucho, y así sustituyo parte del volumen de la pasta por el brócoli, para comer más verdura), sin picar mucho, sin quitarle mucho tallo, ya que también aporta vitaminas y sabor.
  • 1 puñado y medio de macarrones altos en fibra.
  • Ajo al gusto (a mi me encanta el ajo, así que le pongo de 1-2 dientes) cortado en láminas.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 chorreoncito de vinagre de vino blanco.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de pimienta blanca.

"Vale, Irene, todo me parece genial, pero ¿cómo preparo brócoli al vapor sin nada que cocine al vapor?"

¡Muy fácil, y ahorrarás tiempo!

Sólo necesitas una olla y un colador de más o menos el diámetro de esa olla. Como tienes que hervir la pasta, llena la olla unos 3-4 dedos (obviamente dependerá de la capacidad de la olla, así que piensa que la idea es que la pasta tenga agua pero que no llegue al colador), lo bastante como para que la pasta tenga suficiente agua para hervise adecuadamente, pero no tanta como para que llegue al borde del colador, que vamos a "encajar" en la parte superior de la olla. De tal forma que el vapor de agua que hierva de la pasta, subirá hacia el colador que estará encima. En el colador colocaremos los troncos de brócoli y todo ésto lo taparemos con la propia tapa de la olla, para que el vapor se localice arriba de la olla, entre el brócoli y la superficie.

Esto es, lo que se dice "matar a dos pájaros de un tiro": estamos cociendo la pasta y utilizando el propio vapor de esa agua para cocinar al vapor el brócoli, sin ensuciar a penas nada y sin gastarnos una pasta (nunca mejor dicho, jejeje) en artilugios ni pijerías último modelo. (*)

Mientras estás cocinando la pasta y el brócoli en la olla, hazte con una sartén mediana. Corta el filete de pollo en dados de unos 3x3 cm, y lamina los dientes de ajo. Echa en la sartén la cucharadita de aceite y espera a que se caliente (pero que no humee, porque es malo). Cuando el aceite esté caliente, echa el ajo y espera a que se dore un par de minutos. 

Una vez pasados esos dos minutos, añade el pollo y deja que se haga ligeramente, es decir, que adquiera un color blanco por todos sus lados, pero no que se dore o se queme. Entonces, echa un correón de vinagre de vino blanco a la sartén. Verás que el pollo "se abre" y que coge un aspecto similar al pollo que sirven en los restaurantes chinos, fibroso y agrieteado. Es normal. El olor que desprende es muy apetecible. Espera a que el pollo se acabe de hacer y que se dore.

Una vez listo, añade a la sartén el brócoli que antes retiraste de la olla, y remueve bien, paraque todo se integre.

Por último, saca la pasta de la olla y sírvela con todo lo demás en un plato hondo.


 ¡Buen provecho!


* Calcula bien el tiempo para la pasta (10-15 min), y el tiempo para el brócoli (5 minutos, aprox), ya que éste último debe estar lo suficientemente consistente como para no deshacerse en el plato, así que, mejor si está duro a si está blando. Cuando retires el brócoli de la olla (CUIDADO CON LOS VAPORES Y CON EL MANGO DEL COLADOR, que estará caliente), déjalo escurriendo en el propio colador, un rato, hasta que el sofrito del pollo y el ajo, esté listo, para pasarlo unos segundos por la sartén y que se impregne del sabor del sofrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario