Para llevar una vida saludable y adquirir buenos hábitos, hace falta arte y salero para no perder la ilusión y el ritmo. Por suerte, gracias a "Salud con Arte", está a tu alcance adoptar las buenas costumbres. De la mano de alguien como tú, con conocimientos de Medicina y mucha motivación para transmitir lo que te hace falta para conocer tu cuerpo, controlar tu peso, comer bien y sentirte mejor.

Espero que te guste.

15 de abril de 2014

Rico, fácil y sano

¡Buenas a todos! Por fin vacaciones, ¿verdad? Espero que las disfrutéis más que yo, que tengo que estudiar para los parciales y los exámenes finales...

Pero nunca se pierde el tiempo cuando se cocina. Porque hay que comer, y hay que comer sano.

He vuelto a correr, después del parón más largo que he hecho desde que empecé. Así que tengo motivación de sobra para hacer vida saludable y perder esos kilillos que llevo arrastrando dede Navidad.

Hoy, pescado blanco. Pero aunque mi favorito es el rape, que es caro y difícil de cocinar (al menos para mi), hay muchos tipos muy sabrosos, que les gusta a todos y fácil de encontrar. Me refiero, por ejemplo, al cazón. Lo conocemos habitualmente en adobo y frito, sobre todo en la zona de Cádiz, pero os aseguro que con él se puede hacer casi de todo.


SAQUITOS DE COL RELLENOS DE CAZÓN Y PIMIENTOS DEL PIQUILLO


Para una ración:
  • 2-3 filetes de cazón.
  • El jugo de 1/2 limón.
  • 1-2 pimientos del piquillo asados (se pueden comprar asados o asarlos en el horno).
  • 3 hojas de col.
  • Sal y pimienta.
  •  Es importante usar una sartén amplia, antiadherente y con una tapa que la cubra entera, porque vamos a usar el vapor para cocinar las hojas de col.
Es muy fácil. Tardarás 20 minutos:

Primero, ponemos los filetes de cazón en un bol junto con el jugo de limón y sal. Mientras tanto, colocaremos en la sartén las hojas de col, para que se reblandezcan con la parte externa hacia el suelo y luego al contrario, tapadas con la tapa, con cuidado de que no se quemen, a fuego medio-bajo durante al menos 5 minutos cada lado.

Cuando estén algo más blandas, pon cada lámina de pimiento asado en cada una de las hojas de col, en su cara interna. Encima de cada lámina de pimiento, coloca los filetes de cazón, si son tres (si son dos, corta ambos en tres partes y pon en cada col, dos trozos, como yo hice).

A continuación viene la parte complicada. Si no quieres quemarte, retira la sartén un momento del fuego, y ayúdate de una pala de madera. Envuelve el cazón en el pimiento, y éste en la col. Pon los saquitos con los bordes hacia el suelo, de tal forma que queden cerrados por su propio peso.

Déjalos otros 5-10 mintuos a fuego medio, sin preocuparte de que se peguen (si es una sartén antiadherente, y tapados, para que el vapor reblandezca la hoja de col y cueza el cazón del interior.

Luego, simplemente retiralos de la sartén con cuidado de que no se deshagan (no te vayas a quemar), y colócalos en un plato junto con la guarnición que te aparezca. Yo usé un molinillo de pimienta para darle un toque picante y de color. Además, corté un tomate natural y le espolvoreé orégano.

Y de postre, un yogur, fruta... ¡o un trocito de chocolate, que hoy te lo mereces! :)